La planificación puede ser desalentadora, especialmente en el momento en que los especialistas en marketing sienten que su trabajo cambió más en dos años que en los últimos 50 años. El camino a seguir es combinar lo que se trabajó en el pasado con lo nuevo: anclar la marca a las vidas de los clientes y, luego, experimentar. David Mogensen, director de Compromiso de Marca para YouTube y ex especialista en marketing para una empresa de la lista Fortune Global 500, concluye esta serie de tres partes con un análisis sobre la forma en que los medios tradicionales y digitales funcionan mejor en conjunto. Estos medios identifican oportunidades utilizando las vidas de los consumidores como un lente y explorando cómo las empresas de la Avenida Madison podrían beneficiarse con un poco del espíritu del Silicon Valley.

Escrito por
David Mogensen
Publicación
Diciembre 2013
Temas

El 76% de los especialistas en marketing encuestados aseguró en un reciente estudio de Adobe que el marketing cambió más en los últimos dos años que en los últimos 50. La encuesta capta los altos niveles de ansiedad y emoción dentro de nuestro sector. John Gerzema escribió anteriormente en la iniciativa Engagement Project que el hecho de que sean tiempos cambiantes hace que la profesión de especialista en marketing sea vigorizante.

Si consideramos las plataformas de medios que se lanzaron durante los últimos 15 años, casi todas ofrecen a los especialistas en marketing comentarios e indicadores valiosos, lo que permite comprender mucho mejor quiénes son nuestros clientes, cuándo quieren recibir nuestra información y qué los entusiasma. En el dinámico panorama actual, esto nos ofrece oportunidades para experimentar formas que únicamente pudimos haber soñado hace solo unos años.

En este artículo, la entrega final de la serie sobre motores de compromiso que describe las formas en que percibimos cómo la planificación basada en el compromiso está cambiando a nuestro sector, analizaremos cómo los consumidores permanentemente conectados llevan rápidamente a los expertos en marketing a repensar el orden en que planificarán y comprarán, cómo realizarán lanzamientos y configurarán las publicaciones para las campañas, y cómo realizarán las pruebas y las repeticiones.

1. Lo digitales y lo tradicional trabajan juntos

Había una vez en que el video igualó a la televisión. La música fue radio. Los libros se imprimieron. Hoy en día, todos los límites están desdibujados. Todos estos tipos de contenidos son experimentados cada vez más en formato digital o con un componente digital, lo que ayuda a las personas a adaptarse mejor a sus vidas ajetreadas. Al aceptar la combinación de lo tradicional con lo digital, los especialistas en marketing tienen, de repente, más herramientas a su disposición.

Una vez, la integración de lo digital con lo tradicional significó simplemente agregar una URL de un sitio web o un llamado a la acción que decía “Síganos” al final de un anuncio. Ahora, sabemos que la interacción entre lo online y lo offline puede ser mucho más rica, ya que agrega valor real a lo que se está visualizando. Tomemos como ejemplo a Crate and Barrel, que tomó el catálogo tradicional y lo mejoró al incluir no sólo fotografías de productos, sino también listas de reproducción, invitaciones, recetas y apps diseñadas para mejorar la experiencia de sus productos. En consecuencia, esto crea contenido interesante y profundiza el rol que juega en las vidas de las personas.

Más allá de agregar valor al cliente, la combinación de lo tradicional con lo digital puede ser un camino eficaz para ver qué funciona y genera información valiosa que usted puede ampliar. En YouTube, por ejemplo, vemos que muchas marcas utilizan la plataforma para determinar qué videos generan una interacción más profunda y, luego, utilizan esa información valiosa para hacer que todas sus campañas sean más eficaces. Audi y Doritos, por ejemplo, estuvieron entre esas empresas que utilizaron YouTube el último año para que los fans pudieran elegir qué anuncios ver durante el Super Bowl.

En realidad, la distinción entre lo digital y lo tradicional en marketing ya parece fuera de moda. Como Mark Pritchard, director de Marketing de P&G, aseguró en una conferencia de marketing en septiembre,, “la era del marketing digital ha finalizado. Está casi en su recta final. Ahora, todo se trata de la creación de la marca. Eso es lo que hacemos”.

Cosas a tener en cuenta:

  • ¿Utiliza los datos online para informar sobre sus decisiones de marketing offline?
  • ¿Cómo mejora su marketing tradicional al sincronizarlo con lo digital?

2. Cuando se capta al cliente, ningún producto queda afuera

Nos gusta pensar que el consumidor es el centro de nuestras marcas. Y de muchas maneras, esto probablemente sea verdad. Después de todo, hemos estudiado a nuestros modelos de clientes y utilizamos esos perfiles para guiar las estrategias de producto y marketing. Pero ¿sus planes de medios se crearon en torno a hitos del producto, como un lanzamiento, una nueva función o una extensión de una línea? ¿O se basaron en los hitos de las personas, como un nuevo trabajo, una mudanza reciente o el nacimiento de un hijo?

Veamos a los fabricantes de refrigeradores, por ejemplo. El enfoque tradicional podría ser mejorar sus iniciativas de medios cuando realizan el lanzamiento de un nuevo modelo de tecnología de punta. Esto tiene sentido; invirtieron en desarrollo e investigación, herramientas y otras áreas. Deben generar demanda. Por lo tanto, publican gran cantidad de contenido en medios durante un mes o dos y observan un aumento importante en las ventas. Y esto funciona.

Pero ¿qué sucedería si utilizaran la misma inversión y la orientaran a las vidas de las personas? Como consumidor, ¿cuándo piensa en comprar un nuevo refrigerador? Para la mayoría de nosotros, esto sucede cuando se rompe el que ya tenemos o cuando remodelamos nuestra cocina. En otros momentos, es posible que estemos mucho menos atentos a los anuncios de refrigeradores.

En Google, hablamos sobre generar momentos importantes. Haga una búsqueda para “refrigerador roto” o “remodelación de la cocina”. Según dónde se encuentre, quién sea y cuál sea su historial de búsqueda, es probable que aparezcan muy pocos resultados de anuncios de refrigeradores. Esos son momentos que importan, pero las marcas líderes no están allí.

Independientemente de si son los refrigeradores, la refinanciación o el reacondicionamiento de pianos, una vez que identifica a las personas que tienen más probabilidades de estar interesadas en su producto, las herramientas digitales le permiten contar una historia más profunda.

Cuando Garnier quiso mostrar a las mujeres de Francia con qué facilidad podían teñirse el cabello en su casa, decidieron contar una historia que causara gran impacto. Crearon un avance en YouTube y sólo aquellos que miraron todo el video pudieron ver el próximo episodio completo, y así sucesivamente. La campaña generó más de 1.200 millones de visitas y obtuvieron un número récord de búsquedas en Google de los productos incluidos en el video. “El público no necesariamente desea ver un anuncio de 20 segundos con una fotografía de un producto al final”, dice Stephane Levy, quien dirigió el mensaje publicitario de la agencia de Garnier. “Las personas desean crear un diálogo y comprometerse con la marca, y esto es lo que hace que este trabajo sea emocionante”.

Con un enfoque que se centra en el cliente, puede invertir la misma cantidad de dinero en marketing. Sin embargo, al centrarse en las personas cuando son más receptivas, es probable que sus iniciativas impacten más y sean más eficaces.

Cosas a tener en cuenta:

  • ¿Planifica en función de los productos o las personas?
  • ¿En qué momentos su producto importa? ¿Tiene presencia en línea?

3. Piense como un empresario

En esta serie, he tratado de lograr que todas las tendencias y las recomendaciones sean específicas y viables, pero creí que finalizaría con una nota más filosófica.

Vinod Khosla, empresario, fundador de Sun Microsystems e importante inversor en empresas como Square y AppNexus, recomienda a todas las empresas en las que invierte que tomen el 25% de cada serie de fondos que obtienen y los inviertan en experimentos que tengan un “100% de posibilidades y un 10% de riesgo”. Esto significa que deberán invertir en proyectos que puedan ofrecer ingresos que representen diez veces más de lo que cuesta la prueba, pero que tendrán un impacto moderado en las finanzas o la estrategia si no llegaran a ser exitosos.

Larry Page tiene una idea similar para alentar a los empleados de Google a creer en sus capacidades de hacer lo imposible. Cree que ahora tienen que transcurrir cinco años para que una nueva gran idea parezca obvia. Les recomienda a los equipos que comiencen a desarrollar algo cuando una idea parece completamente loca. Si no se comienza a trabajar en ese momento, entonces nunca será posible ponerse a la par cuando la idea parezca obvia.

Actualmente, el mundo del marketing es diferente al mundo de la tecnología. La idea de fracasar regularmente no es algo que la mayoría de nosotros podamos afrontar. Por lo tanto, tomamos el 10% de nuestros presupuestos para experimentar y destinamos el otro 90% a un objetivo similar a la planificación del último año. Esto genera una pregunta importante: ¿El 10% es suficiente para mantener el ritmo en el mundo del marketing, que ha cambiado más en los últimos dos años que en los últimos 50?

A través de la iniciativa Engagement Project, compartimos algunas ideas sobre cómo está cambiando el marketing de marcas con la planificación de los medios sociales basada en el compromiso. Esperamos que esto nos ofrezca algunos elementos de reflexión a medida que nos preparamos para el próximo año.

¿Tiene un buen ejemplo que le gustaría compartir? Colabore con nosotros en theengagementproject@google.com.