Scooter Braun es un mánager de artistas que llevó a la fama a Justin Bieber, Carly Rae Jepsen, Ariana Grande y Psy. En una conferencia, contó algunos secretos para lograr más alcance y consolidar una marca en la plataforma de video.

Publicación
febrero 2016
Temas

Hoy, todos probablemente sepan acerca de Justin Bieber, uno de los más importantes cantantes pop. Él tiene una historia íntimamente relacionada a YouTube. Scooter Braun, un joven emprendedor digital, lo descubrió en 2007 cuando apenas tenía 50.000 vistas. Gracias a él, las reproducciones del joven artista en la plataforma de video crecieron exponencialmente. “Tenía muchas ideas de cómo utilizar YouTube para convertir a alguien en una superestrella y todo el mundo me decía que estaba loco”, cuenta.

Braun es hoy dueño de SB Projects, una empresa que se dedica a buscar el engagement de los artistas a nivel mundial, un “intermediario” que piensa las mejores formas de hacer “explotar” sus clics. En 2013, fue elegido por la revista Time como uno de los 100 influenciadores mundiales más importantes.

Fue él, en definitiva, quien convenció a Bieber de mudarse a los Estados Unidos y quien lo condujo por el exitoso camino que luego Justin cosechó en todo el mundo. Hizo lo mismo, luego, con otros artistas como Psy, Ariana Grande o Carly Rae Jepsen. Y sólo hay un secreto detrás: una estrategia digital para cautivar audiencias. Por eso, aquí extrajimos algunos consejos útiles que brindó el manager en el CES de Las Vegas, para lograr el sueño de cualquier especialista en marketing digital: masificar el alcance y consolidar una marca.

Genera intimidad

Para Braun, la clave del éxito de los primeros videos de Bieber partió de un vínculo uno a uno con la gente que miraba. “Agarrar el teléfono, ponerlo delante de su rostro y ver a alguien cantar es algo muy íntimo. Por eso, en los primeros videos nunca le dejé decir: ‘Mi nombre es Justin Bieber’. Quería que cantara directo. Que quien lo mirara sintiera que estaba en la habitación con él o, tal vez, que estaba mirando algo que no se suponía que debía verse o, quizás, que había sido erróneamente subido. Y empezamos a ver 10.000 impresiones, después 100.000. Finalmente, conseguimos nuestro primer millón y puedo decir que fue realmente genial”

Braun, sin embargo, advierte: “No se trata de millones de impresiones. Se trata de cuidar cada una de ellas con una experiencia”.

Tu creatividad es importante para el negocio

Muchos le decían a Braun que la industria de la música estaba muerta. Sin embargo, él encontró en YouTube una oportunidad única, que incluso puede volver rentables los contenidos. “La gente realmente sólo va a pagar por la música hoy en día si así lo desea. Es importante que te escuchen y que les guste lo que haces porque, en definitiva, pueden obtenerlo de manera gratuita si quisieran. Ya no vas a vender millones de discos por tener un single online”, dice Braun.

¿La solución para hacerlo rentable? “Necesitas ser más creativo”, dice Braun. Gracias a sus estrategias, sus artistas están entre los beneficiados por las millones de reproducciones. Es que, hasta el momento, YouTube (junto a Google Play Music) pagó a la industria de la música más de 3.000 millones de dólares en concepto de derechos de autor.

Escucha a tus audiencias y dales lo que quieren

En los primeros días de explosión de Justin Bieber en YouTube, Braun vio que el artista estaba teniendo una tonelada de tráfico en el Reino Unido. Para ese entonces ya habían firmado con Universal Records.

[[inline-image-1]]

“Fui y les dije: ‘Tenemos que ir al Reino Unido. Hay un público enorme allí’. Ellos me respondieron que no porque no estaba sonando en la radio. Entonces les dije: ‘Pero está explotando en YouTube, mire las impresiones’. Ellos sólo respondieron: ‘Eso es YouTube, no significa nada. No se puede convertir’”.

Con su propio dinero, Braun lo llevó a Bieber a Reino Unido. Llegaron a Universal Records y anunciaron que iban a estar dando un show en el sello discográfico. Cerca de 2.000 niños fueron a verlo. “Lo pusimos con su guitarra y todos empezaron a cantar la letra de su canción ‘One Time’. Al día siguiente, ese single se escuchó por primera vez en la radio de Reino Unido”, una de las primeras experiencias en las que el online terminó nutriendo a medios más tradicionales.

Gracias a las estadísticas, Braun involucró a su audiencia y los ayudó a crear un sentido de pertenencia y una conexión aún más profunda con el artista. Aquél que habían conocido por YouTube.