El consumidor en casa: cómo es la experiencia de las personas con el tiempo y con el espacio durante el confinamiento

Craig Rubens, Marcos Aramburu / Julio de 2020

La pandemia modificó las rutinas y, ante estos cambios, las personas están buscando distintas maneras para establecer cierta normalidad en sus vidas. ¿Quieres saber qué puede hacer tu marca para ayudarlas? Inspírate con estos casos que ya están en marcha.

Hasta hace poco, los días parecían demasiado cortos o, al menos, ordenados. Había un programa marcado por los lugares a los que debíamos ir y los horarios en que debíamos estar allí. La pandemia hizo que todo se volviera más lento. Las escuelas están cerradas, el deporte en equipo está en pausa y los eventos se reprogramaron para más adelante o se reinventaron de manera virtual. De repente, todos tenemos más tiempo para estar con nuestros seres queridos y con nosotros mismos. Los días que pasamos dentro de casa se convirtieron en semanas y muchas personas se encuentran aburridas y ansiosas. Dada la incertidumbre sobre el futuro, las personas buscan nuevas maneras de mantenerse productivas y hacer algo con su tiempo.

Las personas buscan formas de crear cierta estructura y seguir haciendo aquellas actividades que las ayudan a sentirse normales.

Ahora vivimos dentro de los límites de nuestra casa. Y transformamos nuestros espacios para que sean también nuestra oficina, gimnasio, escuela, restaurante y centro de entretenimientos. Las personas buscan el modo de crear cierta estructura y seguir haciendo aquellas actividades que las ayudan a sentirse activos.

Búsqueda de entretenimiento

El confinamiento puede ser aburrido y forzar a las personas a explorar nuevas distracciones. Observamos una tendencia hacia actividades más lentas, simples y tradicionales. Así, por ejemplo, el interés de búsqueda global de "rompecabezas" y de “mandalas” aumentó considerablemente.1

Entre estos pasatiempos que resurgieron, el principal es la cocina casera. El interés de búsqueda de “cómo hacer masa madre para pan” aumentó de manera global a partir de marzo, alcanzando su pico a fines de abril. Las marcas se suman a esta tendencia y ayudan a que las personas puedan recrear en su casa algunas de sus recetas emblemáticas, que habían mantenido en secreto hasta ahora. Disney Parks hizo pública la receta de sus minichurros para que sus fans intenten hacerlos en casa. DoubleTree by Hilton reveló la receta de sus reconocidas galletas por primera vez. Incluso IKEA adhirió a la tendencia y publicó su famosa receta de albóndigas suecas. En estos momentos, en que muchos de nosotros permanecemos en casa, estas marcas encontraron maneras de que las recordemos mientras cocinamos.

Creación de rutinas de ejercicio

Los gimnasios y los parques están cerrados. Por eso, las personas buscan otras formas de hacer actividad para mantenerse en movimiento dentro de su casa. En YouTube, el interés de búsqueda de stretching en México2, de “entrenamiento en casa” en Argentina3 y de “yoga” en Colombia4 aumentaron significativamente.

Para muchos, tener una agenda más flexible es ideal para probar una nueva rutina de ejercicio. Por ejemplo, FitBit ofrece acceso gratuito a una app premium por 90 días, al igual que Peloton. Las marcas de artículos deportivos también crean sus propios contenidos para ayudar a los consumidores a entrenar durante la pandemia como Adidas, que creó #hometeam, una sección dentro de su página web que reúne videos con diferentes rutinas de ejercicio para hacer en casa. Además, publicó Ready for the world, una campaña esperanzadora que asegura que de la pandemia se saldrá en equipo y que, mientras tanto, hay que entrenarse para estar listo cuando ese esperado momento llegue.

Una nueva versión de la escuela

Para millones de padres, el cierre de las escuelas fue el cambio que más impactó en sus rutinas diarias. Ahora, los niños tienen que estudiar en casa y estos "docentes primerizos" están buscando ayuda. En la Argentina, está aumentando el interés de búsqueda de “enseñar a leer”5, y en varios países de Latinoamérica, con Perú a la cabeza, sigue en aumento el interés de búsqueda del término “plataforma educativa”.6

Frente a la nueva rutina que se instaló en las familias, algunas marcas decidieron ofrecerles su apoyo y facilitar la enseñanza y el aprendizaje hasta tanto se normalice la situación. Tal es el caso de editorial Santillana, que decidió abrir sus plataformas educativas a docentes, padres y alumnos de Latinoamérica.

El tiempo se desdibujó y las rutinas se desarmaron. Eso significa que las personas buscan ahora formas de retomar el control y establecer cierto grado de normalidad. Las marcas que ayuden a romper la monotonía, crear rutinas y celebrar eventos especiales, tanto grandes como pequeños, lograrán la participación de sus clientes existentes y crearán nuevos.

El hogar como base de operaciones: ¿el distanciamiento social estimulará esa tendencia?