¿Qué será primero? ¿Nuestras historias cambian y la tecnología lo manifiesta o la convivencia cotidiana con la tecnología cambia nuestra manera de ver las cosas? Marian Hernández, Gerente de Contenidos Creativos de Google Hispanoamérica, nos brinda sus observaciones sobre la navidad y el acceso a la información.

Escrito por
Mariana Hernández
Publicación
enero 2016
Temas

No vale la pena caer en la trampa del discurso del huevo y la gallina, porque los dos insights son verdad. Como sociedad evolucionamos y la tecnología multiplica exponencialmente estos cambios y los refleja. Una relación simbiótica.

Ahora que ya la Navidad quedó atrás, a falta de la llegada de los queridos Reyes Magos, aquí hay 3 observaciones que llevo cierto tiempo pensando respecto a cómo nuestra relación con los rituales Navideños occidentales se ven moldeados por el acceso a la información y a la interacción que permite el avance digital.

1) La historia de Santa Claus y los Reyes. Estos mágicos personajes nos han traído regalos año tras año desde siempre. La expectativa y la alegría que generan dejan a muchos papás y a sus hijos sin dormir la noche del 24 al 25 de diciembre. Ahora los chicos tienen más acceso a información. ¿Cómo cambiarán las historias que seguiremos contando de nuestros mágicos benefactores Navideños? ¿Cómo serán los rituales y la imagen futura de Santa Claus y los Reyes Magos en 25 años? No quiero entrar aquí en detalles en aras de mantener la magia, pero muchos entenderán las implicaciones.

2) La mayor comprensión sobre qué quieren nuestros niños. El uso de la tecnología, supervisado y asesorado por los padres, está comenzando en las clases medias de nuestras sociedades desde los 9 o 10 años. Los niños no sólo juegan y aprenden sino que van moldeando y actualizando sus gustos. Esta interacción digital es un gran espacio creativo que los padres pueden aprovechar para comprender y entender más los intereses de sus hijos. No es algo trivial qué videos de YouTube consumen. Eso demuestra qué les importa y a qué están expuestos. La oportunidad es de oro para entender mejor a los chicos de la casa y así, poder dar mejores regalos; regalos edificantes, inspiradores y que los ayuden a ser mejores personas.

3) Los rituales instantáneos. Elfster nos ha ayudado ya por varios años a tener intercambios (amigo secreto) de regalos fáciles y eficientes. Todo el mundo se registra, cada quien pone claramente qué quiere recibir de regalo y la herramienta combina a los amigos para que cada uno tenga su par. ¿Qué tal una herramienta parecida para organizar las Posadas mexicanas, las diferentes cenas con amigos, la estimación el presupuesto navideño? La misma esencia humana (solidaridad, amistad, cariño, conexión) llevada a la máxima potencia por la tecnología.

Tres observaciones de un tema muy extenso. Qué emocionante seguir siendo testigos de cada sorpresa, cada innovación y cada maravilla que se puede desplegar ante nuestros ojos. Feliz Año.