Debes guiar rápidamente a los usuarios al contenido que buscan. Estos principios básicos te ayudarán a diseñar una navegación en la aplicación eficaz y agradable.

(Continuación de Principios del diseño de aplicaciones móviles: introducción)

1. Muestra el valor de tu aplicación desde el primer momento

Atrae a los usuarios indicándoles claramente lo que deben hacer y colocando llamadas a la acción en un lugar destacado de la página. Destaca las funciones principales y las funciones nuevas en contexto y en el lugar adecuado de la aplicación; de esta manera, generarán interés en lugar de frustración y confusión.

2. Organiza y etiqueta las categorías de menús para que sean fáciles de usar

Los usuarios deben esforzarse para distinguir las categorías de menús cuando estas no se corresponden con sus modelos mentales de categorías. Las categorías de menús deben ser claras y no deben solaparse. Esto es especialmente importante cuando un usuario accede a un menú como último recurso tras agotar las opciones mediante la búsqueda.

3. Permite a los usuarios retroceder un paso fácilmente

Es posible que los usuarios solo quieran retroceder un paso mientras usan la aplicación. Las aplicaciones deben aprovechar las funciones de retroceso para que los usuarios no se sientan obligados a tener que empezar de nuevo desde la pantalla de inicio, lo cual puede provocar que se pierdan los datos no guardados. Si permites a los usuarios volver atrás un paso, se elimina la frustración y la necesidad de buscar alternativas poco adecuadas. Los controles de navegación detallados son muy valiosos para conseguir conversiones.

4. Haz que cambiar la ubicación de forma manual sea sencillo

La detección automática de la ubicación puede ahorrar tiempo a los usuarios. No obstante, a veces los usuarios quieren encontrar una tienda que no está cerca de donde están. Haz que la introducción manual de la ubicación sea sencilla y directa.

5. Crea transiciones fluidas entre las aplicaciones móviles y la Web móvil

Los usuarios pueden sentirse frustrados si una aplicación les dirige a la Web móvil para ofrecerles más información o para completar una tarea. Por ejemplo, esto puede generar confusión si las dos plataformas tienen un aspecto o un diseño distinto. También es problemático si los tiempos de transición son lentos y el usuario se ve obligado a esperar a que se cargue la página. Si es imprescindible dirigir al usuario a la Web móvil, asegúrate de contar con un diseño coherente para que la transición sea fluida. También es buena idea asegurarse de que la transición sea rápida y de que valga la pena, para contrarrestar los inconvenientes pueda haber.