Más allá de la configuración básica, una experiencia de usuario de móvil excelente depende de tres factores: diseño, contenido y velocidad.  La mejor forma de atraer y mantener a los usuarios es asegurarte de que estos tres pilares son sólidos.

Diseño

  • Facilita la función táctil. Para el dedo humano, 48 dp (píxeles independientes de la densidad) es el mínimo recomendado para un objetivo táctil y 8 dp, el mínimo entre objetivos. Los objetivos demasiado pequeños, y los errores de pulsación derivados, son una forma rápida de perder al usuario de móvil.
  • Elige la fuente adecuada. El tamaño de fuente mínimo debe ser de 12 píxeles; las fuentes de menor tamaño ahuyentan a los usuarios. Usa una tipografía nítida y fácil de leer. Si es posible, evita el uso de texto basado en imágenes.
  • Utiliza una anchura adecuada. La mayoría de usuarios web están acostumbrados a desplazarse verticalmente por las páginas, pero obligarles a desplazarse lateralmente afecta negativamente a la experiencia del usuario. Los usuarios creerán que tu sitio no ha sido creado para ayudarles en pantallas de menor tamaño.
  • Evita las funciones que requieran pasar el ratón por encima. En una pantalla de ordenador, pasar el ratón por encima es una forma atractiva de mostrar el contenido oculto.  Pero se necesita un ratón. En las pantallas táctiles, como tablets o smartphones, los dedos de los usuarios no pueden desplazarse como un ratón. Por lo tanto, evita estas funciones. En su lugar, utiliza botones que los usuarios puedan tocar para acceder a menús secundarios.
  • No utilices ventanas emergentes. Resultan molestas tanto en los sitios para ordenadores como en los sitios para móviles. En vez de utilizar intersticiales para impulsar la descarga de una aplicación, inserta la solicitud en tu sitio.
  • Utiliza botones descriptivos. No obligues al cliente a imaginar dónde le llevará un clic. Etiqueta claramente los botones y utiliza rutas de exploración y nombres de categoría claros (como “Paso 2: Pago”) para facilitar la navegación.

Contenido:

  • No sobrecargues a los usuarios. En el móvil, más no es necesariamente mejor. Evita la necesidad de reproducir hasta el último rincón de tu página para ordenadores en un formato de menor tamaño. Pero...
  • Personaliza, no recortes. Los usuarios de móviles y tablets esperan las mismas funciones básicas que ofreces a los usuarios de ordenador, tanto si se trata de ver vídeos como de comprar material de oficina. En lugar de recortar el contenido de la página principal, reestructúralo para adaptarlo a la pantalla de los móviles.
  • No ocultes las acciones principales. Ofrece a los usuarios un acceso rápido a todas las funciones básicas que esperan de tu sitio. Si eres minorista, funciones como la búsqueda de productos y el carrito de la compra (y herramientas optimizadas para móviles, como el localizador de tiendas) deben aparecer destacadas. Incluye un enlace al sitio completo para los usuarios de móvil que lo prefieran.
  • Comprueba los archivos multimedia. Los vídeos Flash, por ejemplo, no se reproducen en muchos dispositivos móviles. Asegúrate de que los archivos multimedia de tus sitios multipantalla realmente funcionan en las pantallas para las que están pensados.
  • Simplifica el proceso de formalización de la compra. Resulta complicado rellenar largos formularios en el móvil, escribir con los pulgares direcciones completas y el resto de datos a lo largo de varios pasos. Para aumentar los porcentajes de conversiones, simplifica al máximo el proceso de pago.
  • Velocidad:

    En resumen, acelera el proceso. Optimizar la velocidad de tu sitio es una forma segura de mejorar la experiencia del usuario, especialmente en el móvil, cuyos usuarios van de un lugar a otro y las redes de datos pueden ser lentas.  La velocidad suele mejorar la interacción, la retención y las conversiones de los visitantes. No es solo una señal de clasificación para la Búsqueda de Google, sino que muchas empresas que han invertido en mejorar la velocidad de sus páginas han observado un efecto positivo en su cuenta de resultados.

    A continuación, te indicamos tres errores habituales que se deben evitar:

    • Demasiadas solicitudes HTTP. Aunque los usuarios de móvil pueden intentar hacer lo mismo que los usuarios de ordenador, su potencia de procesamiento es menor. Su ancho de banda puede ser poco fiable. Para ayudarles a ir más rápido, reduce los elementos de la página que generan solicitudes HTTP adicionales.
    • Sobrecarga de imágenes. A medida que mejoran las pantallas de los smartphones, resulta tentador ofrecer la imagen de mayor tamaño posible y dejar que el dispositivo la ajuste. Decisión incorrecta. Este enfoque desperdicia tiempo y potencia de procesamiento. Publica los tamaños de imagen adecuados para cada dispositivo.
    • Sobrecarga de archivos. Plantéate si los fragmentos de código JavaScript y los estilos CSS son útiles para los usuarios de móvil. El exceso de código JavaScript o CSS puede ralentizar la página. Reduce y comprime el código siempre que sea posible y plantéate reorganizar todos tus CSS. Asegúrate de que el navegador almacena los elementos en caché de forma que los visitantes no tengan que volver a obtenerlos cada vez que cargan una página.

    Para obtener más información y acceder a herramientas que te pueden ayudar a optimizar el rendimiento de tu sitio, visita la página Make the Web Faster de Google en https://developers.google.com/speed/