Tanto la implantación de los smartphones como la disponibilidad del 4G van en aumento, así que no sorprende que el consumo digital de vídeo también esté en auge. Gracias al afán del público por ver contenidos en vídeo interesantes y atractivos, cada mes mil millones de espectadores visitan YouTube, el segundo motor de búsqueda más importante del mundo. Según David Black, director administrativo de Branding de Google Reino Unido, este hecho supone una oportunidad increíble para los profesionales del marketing y para las marcas.

Mientras las miradas se centran en la batalla de audiencias entre Factor X y Strictly Come Dancing, hay otro cambio en el entorno de los medios de comunicación que va tomando impulso. El comportamiento de la audiencia está cambiando. Las personas no se limitan a conectarse de vez en cuando, sino que viven online.

El consumo de vídeos digitales se ha disparado gracias a la creciente implantación de los smartphones y al continuo despliegue del 4G, que pretende lograr que el búfer sea tan solo un recuerdo. Está claro por qué YouTube se ha convertido en el segundo motor de búsqueda más importante del mundo.

Las personas ven vídeos online todos los días en busca de inspiración y de información, así como para descubrir cosas nuevas o tomar decisiones. Estos son los "momentos que importan" a los consumidores mientras viven sus vidas. Hay momentos en que queremos ver algo, momentos en que queremos hacer, momentos en que queremos encontrar y momentos en que queremos comprar. Estos momentos también son valiosos para las marcas, ya que se producen cuando se toman decisiones y se definen preferencias; son momentos en los que tenemos la expectativa de satisfacer inmediatamente nuestras necesidades y nuestros deseos.

Más de mil millones de espectadores visitan YouTube cada mes. Según un nuevo estudio de Ipsos, en el Reino Unido casi el 60% de los usuarios de la Web utilizan YouTube cuando quieren averiguar cómo se hace algo, y el 83% de los menores de 35 años creen que pueden encontrar absolutamente todo lo que necesiten aprender en los canales de YouTube.

El hábito de preguntar cómo se hace algo se está arraigando, y las personas consultan a los tipos simpáticos de Sorted Food cuando quieren aprender a cocinar su primera lasaña o a Pixiwoo cuando necesitan consejos para crear un buen maquillaje para Halloween. Estos son momentos en que las marcas pueden ser muy relevantes para los consumidores, así que deben usar señales de intención para comunicar el mensaje adecuado en el momento oportuno.

Añade el entretenimiento y verás la inmensa transformación que se está produciendo en el consumo de los medios de comunicación. La percepción de que los vídeos online solo muestran gatos haciendo tonterías está tan anticuada como los módems de conexión telefónica.

Las personas quieren ver contenidos excelentes de sus creadores favoritos y, en consecuencia, el número de horas que pasan viendo vídeos en YouTube crece un 60% cada año. Si aún no has oído hablar de vloggers como Zoella y PewDiePie, que tienen millones de fieles seguidores, seguramente te estás perdiendo algo importante.

Personalidades importantes de la televisión, como Jamie Oliver, también han creado canales para llegar a las audiencias y han ideado programas originales e innovadores para la generación de los vídeos. Y sí, en YouTube también hay muchísimos contenidos sobre Strictly Come Dancing y Factor X.

Esta hambre de contenidos en vídeo interesantes y atractivos ofrece una oportunidad increíble a los profesionales del marketing. El estudio de Ipsos muestra que el 66% de los consumidores del Reino Unido que buscaron un producto en el teléfono consideraron comprar una marca que normalmente no consumen porque recibieron información relevante en el momento oportuno, y el 23% afirmaron haber descubierto nuevos productos o nuevas marcas mientras veían un vídeo online.

El verdadero potencial del vídeo para el marketing se consigue cuando las marcas usan datos basados en la voluntad de los clientes. Por ejemplo, si alguien busca un vídeo sobre islas donde ir de vacaciones, las compañías de viajes pueden publicar contenidos pertinentes (como una lista de las cosas que se pueden hacer allí o de las mejores playas) en el momento oportuno. Las marcas pueden centrarse en los momentos que importan a las personas transmitiendo el mensaje adecuado.

Los consumidores están dispuestos a recibir una marca con los brazos abiertos si esta les ofrece algo entretenido o útil, o bien ambas cosas. Este es el poder de los vídeos online: conectar las marcas con los consumidores de una nueva forma.