El objetivo que buscan todas las marcas a través de sus acciones de marketing digital es conseguir llegar a sus audiencias e impactarlas con historias y contenidos relevantes, que les permitan conectar con los usuarios y, en última instancia, influirles.

En todo este proceso la medición de datos relevantes que permitan a las marcas generar conocimiento sobre intereses, gustos o comportamientos es la base de cualquier acción posterior, y para ello, la tecnología actual nos permite capturar el impacto total de las iniciativas de branding en las distintas etapas del funnel. Nunca ha sido tan fácil como ahora disponer de esta información, que ofrece la posibilidad de medir y optimizar las campañas en tiempo real para maximizar resultados.

Recurriendo a plataformas como YouTube para lanzar campañas estratégicas segmentadas a un público concreto, y utilizando sus herramientas complementarias, las marcas y los anunciantes pueden medir hasta qué punto las visualizaciones a su contenido son cualificadas. Además, el uso de herramientas como Brand Lift Surveys durante una campaña permite saber si se ha incrementado el Brand Awareness y recuerdo de marca en la audiencia. Ningún otro medio asegura con tanta precisión que un anuncio haya sido visto, y a su vez analizar las implicaciones posteriores de estos impactos.

El uso de la tecnología se incorpora también al potencial de la integración, y la compra programática representa una gran oportunidad para muchas marcas. Pese al mito de que la programática supone un inventario barato para anunciantes, cada vez son más las marcas y agencias que están aprendiendo a interpretar y aprovechar los datos que esta ofrece: una visión única del consumidor que además permite modular el impacto de los consumidores y crear campañas más eficientes.

Aprovechando el potencial de la programática, las marcas pueden crear campañas adaptadas a diferentes segmentos de público y entregar el mensaje adecuado a cada uno de ellos. Esto permite un camino hacia la conversión a través de la optimización de costes, partiendo del beneficio global que aporta la interpretación de datos extraídos mediante compra programática: Permitir poner las mejores historias a disposición de las audiencias correctas en los momentos adecuados.