Actualmente, las aplicaciones son una manera generalizada y fiable de publicar contenido y proporcionar servicios. ¿Cómo se puede conseguir que en un mercado saturado una aplicación móvil resulte útil, relevante y valiosa para que impresione a los usuarios y los fidelice? Jenny Gove, jefa de Investigación de Experiencia de Usuario de Google, explica 25 principios que se deben seguir para crear una aplicación móvil genial.

Los usuarios nunca se cansan de instalar aplicaciones móviles nuevas. ¿Quieres pruebas? Se calcula que, en 2017, se descargarán 200.000 millones de aplicaciones (sí, un dos seguido de once ceros)1. Los profesionales del marketing están haciendo pruebas con sus propias experiencias en la aplicación e invirtiendo para asegurarse de que no pasan desapercibidos: en 2015 se han gastado alrededor de 3 mil millones de dólares en publicidad para la instalación de aplicaciones, lo que supone un incremento del 80% respecto al 20142.

Tras observar este gran cambio en el comportamiento de los consumidores, no resulta sorprendente que los profesionales del marketing quieran mejorar constantemente las experiencias con la aplicación que crean. Las aplicaciones les dan la oportunidad de crecer adaptándose a las necesidades de los usuarios y, de esta manera, establecer relaciones duraderas y rentables con clientes fieles. Los programadores y profesionales del marketing de marca lo tienen cada vez más difícil para conseguir que los usuarios encuentren y descarguen sus aplicaciones, y que cuando lo hagan, se comprometan con ellas. Hasta un 25% de los usuarios abren las aplicaciones una vez y no las vuelven a usar3.

Ahora más que nunca, los usuarios interactúan con sus teléfonos en momentos cruciales durante periodos de tiempo más cortos, por lo que las experiencias que tengan deben ser eficientes y agradables. Además, una aplicación bien diseñada que sea útil tiene potencial para destacar entre las demás, ya que puede cumplir su cometido en los momentos "quiero saber", "quiero ir", "quiero comprar" y "quiero hacer".

Hasta un 25% de los usuarios abren las aplicaciones una vez y no las vuelven a usar.

Sabemos que aplicar una serie de principios simples y eficaces ayuda: ya lo aprendimos al hablar sobre el diseño de sitios web móviles, que lleva a las marcas a realizar cambios y eliminar barreras para poder proporcionar a sus clientes experiencias realmente útiles. Al igual que con los sitios web móviles, las aplicaciones móviles deben servir a los usuarios para completar sus tareas y facilitar la conversión.

Teniendo esto en cuenta, quisimos descubrir los ingredientes clave de una aplicación móvil fantástica. Nos asociamos con AnswerLab para realizar un estudio con más de 100 usuarios en 100 aplicaciones distintas de varios sectores verticales, como el comercio electrónico, los seguros, los viajes, la comida por encargo, la venta de entradas y la administración financiera. Los juegos, las aplicaciones de redes sociales y los servicios de música no se incluyeron en el estudio.

Acompañar a los usuarios de la aplicación en todos los pasos hasta completar la tarea

Entre otras tareas, nos fijamos en aquellas centradas en las conversiones, como realizar una compra o una reserva e informarse de planes y precios.

Estamos muy contentos de compartir contigo información valiosa que puede resultarte útil para impulsar la implicación con la marca. Te daremos consejos sobre cómo crear funciones útiles y fáciles de usar, algo esencial para crear una experiencia fascinante. Una aplicación puede guiar a los usuarios hasta completar una tarea si se proporcionan infraestructuras de comercio electrónico de calidad, y sistemas de compra y pago eficaces. En última instancia, la creación de aplicaciones interactivas empieza por tener siempre presente la usabilidad.

En el estudio se averiguaron muchos más datos de utilidad: los hemos recopilado para presentarte los 25 aspectos principales divididos en seis categorías: navegación y exploración en la aplicación, búsqueda en la aplicación, comercio y conversiones, registro, formularios, y usabilidad y comprensión. Empieza por el capítulo 1: Navegación y exploración en la aplicación.