Los usuarios trasladan sus aficiones al mundo online con YouTube desde casa

Gina Shalavi / Junio de 2020 / Vídeo, Insights

Llevamos muchos meses analizando cómo los usuarios de todo el mundo ven vídeos online para adaptarse a la vida durante la pandemia. Hemos observado que los usuarios buscan nuevas formas de conectar con los demás mientras mantienen el distanciamiento social o que aprenden a imitar actividades que normalmente delegarían en otra persona, y todo esto lo hacen recurriendo a YouTube para adaptarse a la vida en casa..

Los usuarios trasladan sus aficiones al mundo online con YouTube desde casa

Ahora que llevamos unos meses viviendo la crisis del COVID-19, seguimos viendo cómo surgen nuevos comportamientos en casa que no solo cubren necesidades básicas del día a día. Más del 65 % de los usuarios dicen que el contenido de YouTube parece real,1 por lo que tiene sentido pensar que están usando la plataforma para ver cosas que les gustan mientras están en casa. A continuación te explicamos tres formas en las que hemos observado que los usuarios están recurriendo al vídeo online para experimentar lo que les gusta durante la pandemia.

Disfrutar del arte a través de emisiones en directo

Aunque la primavera en el hemisferio norte es indicativo del comienzo de la temporada de festivales de música, muchos de los de este año se han cancelado o pospuesto para frenar la propagación del coronavirus. De manera casi inmediata, las emisiones en directo han surgido como sustituto digital para aliviar la desilusión de los fans, subirles el ánimo y ofrecerles una forma de seguir disfrutando de su música favorita y de otras artes escénicas.

A mediados de abril, cientos de miles de usuarios de todo el mundo se conectaron para disfrutar de #OneWorldTogetherAtHome, una serie de conciertos con muchas estrellas producidos por el movimiento social Global Citizen y la Organización Mundial de la Salud. Hay otras organizaciones que también están ofreciendo emisiones en directo con frecuencia. Por ejemplo, la orquesta Seattle Symphony emite sus actuaciones varios días a la semana y la emisora National Public Radio ha adaptado su serie de conciertos Tiny Desk a un formato casero. Incluso el gran Teatro Bolshói de Moscú está volviendo a emitir sus actuaciones de ópera y ballet más populares.

No solo hay instituciones importantes que ofrecen música y artes escénicas en directo de forma virtual. Desde el 15 de marzo, se han subido a YouTube más de 1500 vídeos con las palabras "virtual choir" (coro virtual) en el título, y ya han conseguido más de 9 millones de visualizaciones.2 Un ejemplo es el del coro Camden Voices de Londres. Su versión de "True Colors", de Cyndi Lauper, ha conseguido más de un millón y medio de visualizaciones en cuestión de un mes.

Mantener la fe con actos religiosos online

Las restricciones de reuniones masivas también han tenido un impacto significativo en la forma de practicar la fe y la espiritualidad. Debido al cierre de iglesias, templos y mezquitas de todo el mundo, muchos líderes religiosos empezaron a ofrecer sus servicios online para mantener la conexión con sus fieles respetando las limitaciones de interacción física. Lo cierto es que los fieles han acogido muy bien este nuevo enfoque digital.

Durante el mes de marzo, por ejemplo, cuando el Papa Francisco empezó a emitir misas en directo desde el Vaticano, el canal de YouTube Vatican News multiplicó por más de dos su base total de suscriptores en YouTube.3 Y, a principios de abril, millones de usuarios se unieron a las emisiones en directo de los actos de la festividad de Pésaj y de Pascua.

Solo el Domingo de Pascua, las emisiones religiosas en directo de Brasil, Estados Unidos y México representaron más del 30 % de las 100 más populares de cada país.4 De hecho, las celebraciones religiosas llevan siendo unos de los eventos más importantes emitidos los domingos en directo en estos países desde que entraron en vigor las normas de distanciamiento social. Ahora está teniendo lugar el Ramadán, y con el tiempo veremos qué otros rituales colectivos se celebran virtualmente.

Conectar a través del vídeo online gracias a intereses comunes

La oportunidad de descubrir a otras personas que tienen nuestros mismos intereses y de conectar con ellas, ya sea a través de un club de lectura, una clase de cocina o la cultura del café, no ha desaparecido durante esta pandemia. Por eso, hemos observado un aumento de los usuarios que recurren a YouTube como alternativa cultural.

Una forma de conectar con comunidades con la misma mentalidad es ver vídeos del tipo "Day in the Life" (un día en la vida), en los que personas de todo tipo, como estudiantes universitarios o famosos, comparten su día a día. Las subidas de este género han aumentado más de un 85 % desde el 15 de marzo en comparación con el comienzo del año.5 Desde que entraron en vigor las restricciones de distanciamiento social, también hemos observado el nacimiento de un subgénero en el que se muestran comportamientos diarios en cuarentena. Los vídeos con las palabras "day in the life" (un día en la vida) y "quarantine" (cuarentena) en el título ya superaban las 100 subidas diarias el 21 de marzo.6

Otra forma de conectar con comunidades que comparten nuestros intereses es replicar sus rituales en casa. Un gran ejemplo es el de la cultura del café. Para aquellos que tienen ganas de visitar sus cafeterías locales, los vídeos sobre cafés de especialidad están siendo un buen sustituto. A mediados de marzo, surgió en YouTube la tendencia del café batido "dalgona", con tutoriales sobre cómo preparar esta bebida con solo tres ingredientes (café instantáneo en polvo, azúcar y agua caliente) y una batidora. Entre el 15 de marzo y el 6 de abril, la media de visualización de vídeos con la palabra "dalgona" en el título se incrementó en más de un 5000 %.7 Aunque su popularidad está aumentando en todo el mundo, esta tendencia es especialmente significativa en Asia, desde donde se suben muchos de los principales vídeos sobre este tema.

A medida que hemos ido adaptando nuestra forma de vivir y hacer las cosas que nos gustan, los vídeos online han surgido como un recurso para mantener nuestras aficiones. Ya sea para disfrutar de un coro virtual, participar en una clase de cocina mediterránea o conectar virtualmente con otros fieles, el vídeo nos está ayudando a sentirnos menos limitados durante el confinamiento.

5 ways people are turning to YouTube to cope while social distancing