Cinco años de TrueView: incorporación de la elección del usuario a la nueva época dorada de la publicidad en vídeo.

“Céntrate en el usuario y lo demás vendrá solo”. Estas palabras han guiado a Google desde los días en que trabajábamos en un garaje en Menlo Park. Aunque se suele considerar que la publicidad no tiene al usuario como primera prioridad, creemos que centrarse en él se aplica a los anuncios igual que a cualquier otro producto de Google. Cuando lanzamos los anuncios de la Red de Búsqueda, consideramos que el usuario estaba en primer lugar al relacionar la intención del consumidor con los anuncios, es decir, decidía si quería hacer clic en un anuncio y los anunciantes no pagaban nada si no lo hacía.

Hace cinco años cogimos el mismo concepto y lo incorporamos al vídeo con la presentación de TrueView. En aquel momento pensaron que estábamos locos: “¿quién va a decidir que quiere ver un anuncio?”. Pero se ha demostrado que los usuarios deciden ver los anuncios, en algunos casos incluso más de 100 millones de veces. En general, la publicidad en vídeo tiende hacia la elección del usuario, es decir, a darle la posibilidad de avanzar rápido por el vídeo, saltárselo o cerrar la pantalla. Pero la elección lleva aparejada la oportunidad, y ahora hay anuncios más creativos, interactivos y amenos. De hecho, el año pasado los diez anuncios principales de YouTube acumularon 424 millones de visualizaciones.

Este año, celebramos el quinto aniversario desde que empezamos a probar TrueView como formato de anuncio de vídeo en YouTube. Hemos recorrido un largo camino y, para ver cómo han evolucionado los anuncios de vídeo en estos últimos cinco años, hemos echado mano de los recuerdos...