El Black Friday está ya muy cerca y para este año se estima que generará 1,3 billones de euros en ventas online, un 15% más respecto a 2016. Una oportunidad de negocio en la que España es uno de los mayores países de Europa en cuanto a interés per capita.

El Black Friday llegó a España para quedarse, lo que en términos de negocio significa: oportunidad en crecimiento. El gasto previsto en compras online para este año crece respecto al 2016, así como la proporción de consumidores que desembolsará más de 70€. Aquí son los hombres los que declaran tener un ticket de compra más alto.

Es ya un hecho que el Black Friday despierta cada vez mayor interés entre los españoles. Internet sigue siendo el medio principal para informarse, encabezando Google este ranking. El 90% de las búsquedas sobre este hito se realizan antes de ese día. Teniendo en cuenta el volumen que se alcanza los días previos, las empresas han de tener claro que deben trabajar con antelación para optimizar los impactos a su target y no sólo durante el propio evento.

Tampoco se tiene claro qué se va a comprar. Dos de cada tres declaran que aún no han decidido. En este sentido, las mujeres son más previsoras y, en proporción, lo tienen ligeramente más decidido. Esta indecisión queda también patente a la hora de realizar búsquedas en Google. Es así en el inicio los consumidores buscan de forma genérica ofertas (49% de las búsquedas) y no es hasta los días anteriores y posteriores al pico cuando se deciden y buscan productos y marcas específicas (51%). Nadie dijo que encontrar una buena oferta sea sencillo, lo que se convierte en toda una ocasión para que las marcas hagan llegar sus ofertas desde el primer momento para influir más en la decisión de compra.

Pero, ¿qué buscan los interesados en el Black Friday? Hay un territorio que cuenta con una mayor tradición dentro de este fenómeno. Y no es otro que la electrónica, que acapara el 58% de las búsquedas. Moda-belleza y deporte completan el Top 3, aunque hay que destacar que con cierta distancia.

El vídeo y el móvil, en auge

El fenómeno se expande a pasos agigantados en cuanto a interés. Las visualizaciones relacionadas con Black Friday aumentaron espectacularmente de 2015 a 2016, llegando a un +148%. Las fechas de consumo de vídeo alcanzaron hasta el Cyber Monday, que se celebra tres días después. De esta manera el evento ha pasado en tan solo un año de ser un ‘pico’ de interés de un día a convertirse en una ‘meseta’ de hasta 10 días de duración.

 

En este importante crecimiento en el interés de las personas por el Black Friday, el móvil también continúa ganando peso. Más de la mitad de las visualizaciones en YouTube y de las búsquedas en Google se generan a través de estos dispositivo, dato que crece año a año. Esto hace necesario tener los mejores activos móviles para capturar el interés de la audiencia. Las marcas deben encontrar la manera de conjugar las posibilidades. Hay una gran oportunidad para crear contenido adaptado y de hacer llegar el mensaje de manera eficiente al consumidor. En 2016 la inversión se multiplicó por 5,5 respecto a 2015.

Más allá del retailer: cross industria

Es una realidad que la repercusión del evento alcanza cada vez más sectores en el mercado. Que creadores de contenido, sobre todo Gamers y Hauls, aprovechen el interés orgánico que genera el Black Friday habla de las posibilidades comerciales que existen en torno al evento. Dicha trascendencia lo aprovechan también las marcas en su estrategia. Las fronteras del Black Friday ya no se limitan al retail. Marcas ajenas a este sector también envían sus mensajes al consumidor independientemente de lo que éste haya decidido ver. Apoyándonos en las señales del buscador, YouTube es el canal perfecto para comunicar a los clientes nuestra propuesta de valor y que se traduzcan en resultados.

La tendencia indica que hay tres modelos que pueden aprovecharse durante el Black Friday:

  • Tradicional: son productos o servicios relacionados tradicionalmente con esta fecha. Lo ideal es aumentar el impacto de las comunicaciones a una audiencia que ya ha mostrado interés.
  • Oportunista: consiste en relacionar productos con este fenómeno para aprovechar el interés orgánico que se genera.
  • Indirecto: se trata de un paso más allá. Consiste en comunicar un mensaje aprovechando que la audiencia está en ‘modo compra’.

Y yo, ¿qué me compro y dónde?

Cuando se analizan los motivos de la decisión de compra, ya sea meditada o impulsiva, se confirma que el componente del precio seguirá siendo el factor clave en el 92,6% de las adquisiciones: comprar más barato algo que se lleva buscando tiempo y aprovechar ofertas que no hay en el resto del año.

Hay que tener en cuenta un segundo pilar en auge en esta decisión. Se trata de un factor pragmático que se relaciona con conseguir artículos de uso recurrente a un menor precio (estará presente en el 22,5% de las compras) y adelantar compras de Navidad,sobre todo perfumes (el 14,6% de las adquisiciones). Esta decisión es tomada por las mujeres en mayor medida.

Además, si la búsqueda de información es cada vez más online, las ventas del offline resisten. Aunque los hombres ya compran más online. Tiendas físicas y grandes almacenes son preferidos respecto a Amazon, tiendas online multimarca o la web de una compañía.

Nos encontramos ante un evento en el que el 43,4% de los consumidores son más propensos a hacer una compra para uso personal frente a la adquisición para compartir o regalar.

Los hombres son los que más apuestan por los aparatos tecnológicos. El 64% declara que comprará tecnología. Dentro de este sector, smartphones, televisores y tablets aparecen como los reyes del Black Friday. Eso sí, no hay que perder de vista a wearables, que poseen una cuota de mercado más que interesante.

 

Realizar compras en Black Friday no es tan sencillo como pueda parecer. Hazlo con tiempo, y aprovecha para buscar oportunidades que tradicionalmente no se asociaban a este hito porque la industria lo está está haciendo.

Si eres una marca, ten en cuenta estos insights sobre el comportamiento de los consumidores y la situación actual del mercado. En Black Friday se identifican dos fases para maximizar la oportunidad: preparación y empuje, que empieza en torno a una semana antes. Ambas hay que trabajarlas de la mejor manera:

  • Usar todos los formatos posibles
  • Trabajar tus campañas de ‘Upper Funnel’.
  • Asegurar los básicos de tus cuentas.
  • Adaptar creatividades.
  • Mantener una posición destacada.
  • Capturar audiencias.

Todas ellas son tareas clave para que el ‘Viernes Negro’ concluya con unos resultados brillantes.