Introducción a la exportación: Cómo internacionalizar tu negocio

Aunque la idea de convertirte en una empresa de exportación internacional pueda intimidarte, en realidad es mucho más fácil de lo que parece y puede representar una gran oportunidad para tu negocio.

Con las herramientas digitales adecuadas y una estrategia de marketing internacional, no importa si tienes un establecimiento tradicional, un pequeño negocio emergente o una empresa con una presencia online consolidada, ya que el camino hacia la expansión internacional nunca había sido tan fácil.

Echemos un vistazo a los datos. La mitad de la población mundial tiene acceso a Internet y para tu empresa esto se traduce en grandes opprtunidades para llegar a clientes potenciales de todo el mundo y captar su atención. Además, el 70 % de los consumidores a nivel internacional ya hacen al menos una compra transfronteriza al año, un 6 % más que en el 2016.1

Solo en Europa, cada año más de 186 millones de consumidores hacen compras online transfronterizas2 y se calcula que las ventas online registrarán un crecimiento interanual del 27 %.3

¿Por qué apostar por la exportación?

En la actualidad, los consumidores no entienden de fronteras. No les importa dónde se encuentra un negocio si están satisfechos con el producto o el servicio. Un buen ejemplo de ello es el agregador de tarifas Booking.com. El 96 % de los consumidores reconoció no saber que la empresa tiene sede en los Países Bajos y el 90 % afirmó que esto no afectaría a la probabilidad de volver a comprar en su sitio web.4

Además, vender a nivel internacional te permite expandir tu negocio, mejorar su rentabilidad y hacerlo más competitivo, innovador y fuerte ante las recesiones económicas. La exportación también puede alargar la vida comercial de tus productos o servicios. Si un mercado se satura, puedes trasladarte a otro. Por último, si ofreces tus productos y servicios a otros países, puedes desarrollar mejores economías de escala, algo que muchas veces no es posible en el mercado nacional.

¿Cómo empezar a exportar?

Según un estudio de Google, el 60 % de los exportadores consideran que obtener información de mercado útil y valiosa es el punto de partida del proceso de exportación y, a su vez, representa la mayor dificultad.5 Por ejemplo, debes conocer los aspectos básicos, como en qué países tus productos o servicios tienen mayor demanda.

El problema es que los estudios de mercado suponen una gran inversión de tiempo y dinero. Seguir tu instinto no te llevará muy lejos. Necesitarás información sobre el tamaño del mercado, su estructura, el tipo de clientes potenciales que lo integran y el importe que están dispuestos a pagar. Además, también tendrás que conocer a la competencia.

Si no tienes tiempo o dinero para hacer tu propio estudio de mercado, Market Finder es una gran alternativa. Te ayudará a seleccionar los mercados más prometedores para tu marca y también te mostrará:

  • La demanda de tu producto o servicio en términos de número de búsquedas locales mensuales
  • Un índice que muestra la facilidad para hacer negocios en cada región
  • Datos económicos, como los ingresos disponibles per cápita
  • Información acerca de las tendencias, comportamientos de compra y perfiles individuales de cada país

En breve: Operaciones de exportación

¿Quieres obtener más información sobre cómo la exportación puede ayudar a tu negocio? Durante los próximos meses analizaremos varias operaciones de exportación, entre las que se incluyen los procesos de localización, pagos internacionales, atención al cliente, impuestos, marco legal, logística y contratación.

Para no perderte nada síguenos en nuestro perfil de Twitter o Linkedin o suscríbete a Think with Google.

 

Tendencias de consumo que darán forma al futuro: Retailarity