30%

de las personas que compraron comestibles experimentaron algún problema, tanto en línea como en persona, sobre todo por mayores precios que lo normal.